Ultimas noticias
Principal / Historia

Historia

Siglo XV – XVIII
Y todo comenzó en el año 1521, cuando unos genoveses que vivían en la ciudad, (Real de Las Palmas), crearon una “comisión de fiestas”, para la que organizaron corridas de toros, colocación de luminarias y el nombramiento de caballeros para que cuidaran de las fiestas. Ya en el siglo XVI, distintos documentos aluden a la presencia de italianos en la ciudad, y a su afición a los bailes de máscaras.

Cabe destacar la figura de Don Bartolomé Cairasco de Figueroa, nacido en una casona de la Alameda capitalina el 8 de octubre de 1538. Su padre fue Don Mateo Cairasco, procedente de Niza, y su madre Doña María de Figueroa, de Gran Canaria, con un enraizamiento italiano que también tendría el padre de los Salvago, que era genovés. Ambos realizaban bailes de disfraces, y con estas celebraciones se le otorga edad y máscara patriarcal a un carnaval más que centenario.

Según Néstor Álamo (ya fallecido), Cronista Oficial de la ciudad y de la isla, relata en sus crónicas conservadas en el Museo Canario, que el 5 de agosto de 1574 las reyertas en un “sarao o farsa de gentes disfrazadas” por disputas familiares que dieron a fin un prólogo inquisitorial, hablando de baile de máscaras y disfraces celebrado en la casa del canónigo Pedro León, con motivo del matrimonio de Matías Cairasco.

Incluso el colonizador José de Viera y Clavijo, al relatar la entrada del capitán general, Íñigo de Brizuela en la isla, en febrero de 1635, señala: sirviósele aquella noche una gran cena, y tres banquetes los días de las carnestolendas.

El 2 de mayo de 1777 se publicó por Bando en esta Ciudad una Real Cédula de S.M. y Señores del Consejo en representación del Obispo de Placencia en el que se prohibía todo tipo de celebraciones de esta índole.

Siglo XIX
El carnaval  se celebraba desde la Plaza de La Feria hasta el final del Paseo de San José, con eje central en el Gabinete Literario, la Alameda de Colón y en la Calle Mayor de Triana.

El Carnaval se manifestaría en lo sucesivo en un entorno familiar y vecinal, con celebraciones de disfraces y máscaras en los salones más adinerados y sábanas de los barrios más humildes. Ya comenzaban a realizarse los primeros desfiles, paseos con música y quema de cohetes. Aunque la fiesta debía parar a medianoche, por limitaciones de la Inquisición justificada en motivos religiosos.

A mediados del Siglo XIX la fiesta da un giro con la aparición de las llamadas `sociedades´, con capacidad para convocar fiestas con motivos diversos, en consonancia con las primeras cabalgatas de carrozas y carros alegóricos seguidos de las marcaritas. Por ejemplo así lo hacían el Círculo Mercantíl, Gabinete Literario, Club Las Palmas, la Unión Musical, el Casino de Instrucción y Recreo o el Círculo de la Amistad. Todos en el casco histórico de la ciudad.

Siglo XX[editar]

Ya en el siglo XX la aparición de instituciones como el Club Náutico o el Club Victoria amplían el mapa carnavalero hacia el norte, a la zona de los muelles de la ciudad y al bario de La Isleta después de la dictadura. La represión estatal durante la Dictadura Franquista, al igual que en el resto de España, prohibió esta celebración e impidió el desarrollo del Carnaval que se enmascaró bajo la denominación de “Fiestas de invierno”. Algunos vecinos lo mantuvieron vivo en la clandestinidad, en convocatorias que casi siempre albergaban los clubes sociales y deportivos más señalados. Convocaban bailes y fiestas frecuentadas por los vecinos que ocultaban sus disfraces bajo sábanas hasta llegar al local.

1976 – Carnaval moderno:

Tras el fin del Régimen Franquista a partir de 1976 se recuperó entonces la fiesta en la calle, conociéndose como el actual carnaval moderno y cobrando su dimensión actual. Meses después de la muerte de Franco, desde el barrio de La Isleta, de la mano de Manolo García uno de sus vecinos, llamaba al gobernador civil de la provincia y lograba la autorización para que el carnaval volviera a las calles de la ciudad y se pudo celebrar una cabalgata de disfraces, después de 40 años de prohibición. Los vecinos de La Isleta constituyeron el primer Patronato del Carnaval y cogieron las riendas de la organización en estos primeros años.

Década de los 80:

En la década de los 80 la organización del carnaval se especializó y profesinalizó, exigiéndo un presupuesto mayor, más actividades y una ordenación municipal. Todo ello sembró la semilla para que se produjera el acuerdo entre el Patronato del Carnaval y el Ayuntamiento. En este proceso jugó un papel fundamental la figura del alcalde, Juan Rodríguez Doreste, que impulsó la realización de un acto emblemático al inicio de las fiestas y la creación de una Comisión Mixta para la organización de las carnestolendas.

Así en 1982-1983 marca un antes y un después en el comienzo de las fiestas, dando un el pistoletazo de salida con el “Pregón” a cargo de un personaje público, al principio en las Casas Consistoriales pasando por distintos lugares a lo largo de los años.

En 1986 se crea la comisión mixta llamada “Fundación del Carnaval de Las Palmas” en la que estaban representados el ayuntamiento, los grupos políticos, las asociaciones de vecinos, los grupos de carnaval y otros colectivos sociales. En esos años se organizó una todavía hoy recordada fiesta veneciana en Vegueta. También comienza a popularizarse el nuevo himno oficial para los festejos “Invitación al Carnaval”, creada por Sindo Saavedra, fallecido en 2005.

Década de los 90:

La década de los 90 comenzó con cambios en la estructura y organización de las fiestas y se crea la Sociedad Anónima “Fiestas del Carnaval de Las Palmas”.

En sus inicios, tanto las galas como actuaciones tenían lugar en el Teatro Pérez Galdós y en la Plaza de Santa Ana. Con el paso del tiempo, algunas de las actuaciones cambiaron de localización y se trasladaron al Estadio Insular, hasta que en 1995 todos los actos pasan a realizarse sobre el nuevo enclave del Carnaval en el Parque Santa Catalina, que se consolida como centro neurálgico de las carnestolendas.

El año 1998 marcó la historia reciente del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, con la celebración de la primera Gala Drag Queen que desbordó todas las expectativas y se ha consolidado como un referente y una carta de presentación de las fiestas en el ámbito nacional e internacional, importada entre otros por Pepe Aguilar, personaje histórico del carnaval moderno, desde el sur de la isla.

Siglo XXI

En 2001 se constituye la Sociedad de “Promoción de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria S.A.”, que se hace cargo de la organización y gestión de las fiestas, entre ellas la del Carnaval.

Fiesta de Interés Turístico de Canarias

En junio de 2011 la Viceconsejería de Turismo del Gobierno de Canarias concedió la declaración como Fiesta de Interés Turístico de Canarias al Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, permitiendo la consolidación de esta fiesta como uno de los pilares de la promoción y atracción del turismo en la capital y reconociendo tanto su historia como su impacto económico y social, y ello a supuesto el primer paso para obtener la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional, gestión que ya está en marcha.

Fuentes: FEDAC, TESTIMONIO PERSONAJES HISTÓRICOS, PROMOCIÓN LAS PALMAS S.A., WIKIPEDIA, NUEVA CANARIAS, BIENMESABE, SOBREHISTORIA.COM, REAL CLUB VICTORIA, CABILDO DE GRAN CANARIA, CONOCE LA ISLETA.